La mujer sonriente con curvas, abdomen plano y glúteos perfectos no existe

Hoy en día la idea de cómo debe verse una persona está alejado de la realidad. Una ojeada a cualquier revista de ejercicio, moda o salud, ver redes sociales o la televisión, todas muestran una imagen irreal. Cuerpos delgados, personas exitosas y felices.

Mayoría del tiempo la publicidad es muy superficial, en el sentido de que solo vemos una cara de la moneda. La mujer con curvas, abdomen plano, glúteos perfectos y sonriente no existe.

En cada consulta inicial lo escuchó como mis clientes quieren verse como tal mujer” “Se ve que lo hace bien”  “Quiero hacer lo que ella hace” “Quiero verme así, fuerte pero sin perder mi feminidad”. (Creo cada quien es libre de expresar lo que es feminidad y no dejarse llevar por lo que la sociedad imponga)

Cómo seres humanos mostramos lo que nos hace sentir mejor, más seguros y menos juzgados. Nadie habla de la frustración, lágrimas, chocolate, antojos y auto-críticas que uno se hace por pensar que no puede tener todo a la perfección.


Trabajo con mujeres exitosas, inteligentes, fuertes, trabajadores y nobles. Uno de mis  objetivos ha sido guiarlas y mostrarles que el antojo por una copa de vino es normal y parte de la vida. Que ese helado de chocolate es la mejor opción para cuando se sienten fuera de órbita. Aún así son fuertes y capaces de mucho.


Porque honestamente, hay cosas más importantes que el número que muestra la báscula o las fotos que vemos en las revistas. El equilibrio emocional, el tiempo que pasamos con amigos y familia, disfrutar de lo que nos hace feliz y ser simplemente uno mismo.

Solo así podemos disfrutar del proceso que es lograr un objetivo (o muchos).



Coach Alex Samaniego.

 

 

INAKI ROZA