Work Mode

Hace unos días varios clientes me hicieron la misma pregunta.

“¿Por qué estoy cansado? no he hecho ejercicio en días”.  

Suena raro y sin lógica; sin embargo, el cansancio no requiere una actividad física intensa. Seguro en algún momento has sentido que tu mente ya no da más, sobre todo en periodos largos de trabajo, estudio, o reuniones laborales.

El cuerpo percibe dos tipos de fatiga. Fatiga periférica y la central.

La Fatiga periférica generalmente se presenta cuando vamos a entrenar y terminamos cansados por el desgaste muscular. La clave de la recuperación aquí es caminar, bici a paso lento, comer y estirar un poco.

La Fatiga central es un poco diferente; esta involucra el sistema nervioso autónomo (SNA). Consiste en el sistema nervioso parasimpático y sistema nervioso simpático. En simples palabras, los sistemas nerviosos que dictan en qué estado se encuentra el cuerpo. Supervivencia vs Recuperación.


En un lugar como la  Ciudad de México, despertarse con la alarma, empezar el día con un café, lidiar con el tráfico y apresurarse para llegar a tiempo, llegar a la oficina e inmediatamente entrar en work-mode. Es cosa del diario.

Todo parece ir bien hasta que de repente sientes un bajón de energía y lo más fácil es tomar algo de café o azúcar.  ¿Alguien dijo Redbull?.
Saliendo de trabajar, de regreso al tráfico y llegar a casa a atender las responsabilidades del hogar para terminar el día en cama con el teléfono revisando Facebook hasta poder quedarnos dormidos.

¿Qué es lo que tienen en común todas esas actividades? Nos mantienen en un estado simpático, donde el cuerpo tratata de mantenerte activo a través de la cafeína, el azúcar o el estrés que mantienen un nivel de cortisol alto.

Es cuando entra esa fatiga mental (fatiga central) ya que logramos apagar el work-mode y nuestro cuerpo empieza a pedir ayuda para poder volver a sentir ese rush.

Muchas veces buscamos una sesión de ejercicio intensa, pero eso nos regresa al sistema simpático. Es muy probable que ya te haya sucedido esto en algún momento. Te recomiendo lo siguiente: camina de 15 a 20 minutos  bajo el sol y medita o practica unas respiraciones profundas.

El caminar permite que el cuerpo envie sangre y oxígeno a todos los tejidos musculares y órganos.

Las respiraciones nos ayudan a ir de un estado simpático a un estado parasimpático.


Pruébalo, inhala por 4 segundos, sostenlo por 7 y exhala por 8. Unas 6-8 respiraciones y observa cómo se siente tu cuerpo antes y después de las respiraciones.

 

Coach Alex Samaniego

INAKI ROZA